Menu
A+ A A-

DERMOLIPECTOMÍA ABDOMINAL (Abdominoplastia)

Resección de la piel y grasa que sobra o cuelga tanto por debajo del ombligo como por encima del mismo a través de una incisión generalmente en línea suprapúbica prolongada lateramente. Suele ir asociada a una aproximación de los músculos rectos abdominales (en la línea media), en pacientes que han tenido embarazos o una obesidad grande o prolongada en tiempo. Se completa con liposucción en los flancos y en el colgajo supraumbilical para conseguir marcar la cintura y dejar un abdomen plano en los casos necesarios. En el hombre se puede optar por una cicatriz más corta horizontalmente y si es preciso, otra vertical central (cortita), disimulada por el vello.

 

Indicaciones:

Siempre que hay vientre en delantal o flacidez por debajo y por encima del ombligo (con o sin cicatrices a nivel abdominal), o bien una obesidad localizada a ese nivel o troncular. Pero también aquellos casos con un vientre abombado por diástasis de rectos abdominales aunque aparentemente no sobre piel ni grasa.

Lo que se pretende es esculpir la figura a ese nivel: eliminar piel y grasa (a veces también cicatrices) y marcar la cintura si es necesario. En los casos en que hay vientre en delantal al resecar piel en el abdomen, de forma indirecta mejora el tono de la piel en las ingles y en el tercio superior de muslos, además de resolver la llamada “congestion pélvica” al eliminar el peso de ese “delantal” sobre los muslos, no solo en la posición de sentado sino al caminar y hacer deporte.

En la mujer, si esta cirugía se realiza antes de la menopausia se puede considerar una forma de prevenir el acúmulo de grasa y la pérdida de definición de la cintura, que ocurre con mucha frecuencia con ese cambio hormonal.


Caso real:

Dermolipectomia abdominal



La intervención:

Se realiza bajo anestesia general. La hospitalización suele ser de 36 horas. Los primeros días el/la paciente debe hacer bastante reposo y dormir boca arriba con la cabecera elevada y las rodillas algo flexionadas para contrarrestar la sensación de tirantez por el tensado de la piel y de los músculos. Las molestias, tanto a nivel de abdomen como de la espalda (por la postura que hay que adoptar), con la analgesia pautada se toleran en general muy bien. Al sexto día se retira el vendaje y se coloca una faja o body que deberá usar durante dos meses

En cuanto a la forma, el cambio es evidente ya al retirar el vendaje si bien el gran resultado se aprecia pasados seis meses e incluso en la zona próxima a la cicatriz va a seguir mejorando al igual que el aspecto de la cicatriz en la parte central hasta pasados dos años. La recuperación de la sensibilidad en la parte inferior del abdomen es progresiva y se completa generalmente en dos años.

La incorporación al trabajo depende de las características del mismo (cualquier trabajo que exija estar cuatro horas seguidas sentado o cuatro horas seguidas de pié, no se puede reanudar hasta pasados diez días y mejor aún quince días). Los trabajos que exijen hacer grandes esfuerzos o coger grandes pesos, así como estirarse mucho, necesitan un mes de baja laboral. Estas mismas aclaraciones sirven para los deportes y para otras actividades, sin que esto signifique que un trabajo de dirección o con horarios màs elásticos no se pueda reanudar pasada una semana.

La cicatriz sera más o menos larga según que el pliegue o delantal que se forma al sentarse llegue más o  menos atrás. Siempre se ubica de la mejor forma posible para que quede escondida bajo el bikini. Es importante acudir a controles periódicos los primeros meses para minimizarla con las recomendaciones específicas de forma personal; de no ser posible estas revisiones es importante informar a la cirujano del aspecto de la cicatriz por otros medios, ( WhatsApp, e-mail,etc).

 

Dirección

C/ Montero Ríos 12, 3ºA
Santiago de Compostela
15706 A Coruña
Galicia

Teléfono

+ 0034 981 599 415

Fax

+ 0034 981 552 073

Mail

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.