Menu
A+ A A-

RECONSTRUCCIÓN MAMARIA

Este tema quiero exponerlo de forma coloquial. Y esta es mi opinión personal al respecto. Esta opinión no es inamovible porque los avances tecnológicos nos hacen cambiar de forma de pensar.


Cuando una paciente acaba de ser sometida a cirugía para extirpar un cáncer de mama, su meta más inmediata es curarse. A partir de ahí tiene sentido querer mejorar la calidad de vida si la ausencia de esa mama con la deformidad que implica le crea un trastorno anímico que la conduce a la depresión. Y es así porque está demostrado que un buen estado de ánimo mejora las defensas y por lo tanto mejora el pronóstico para luchar contra ese y otros posibles tumores futuros.

Cuando los cirujanos plásticos hablamos de reconstrucción mamaria, hay para cada caso, en muchas ocasiones, opiniones diferentes de cómo y cuándo reconstruirlo. Y ello es así porque no solo hay que pensar en la mama que vamos a reconstruir, sino en las cicatrices que puedan quedar en otras áreas corporales de donde se toman los colgajos.

La reconstrucción mamaria se puede realizar en el momento de extirpar el tumor o en diferido. 

Si a mi me dijeran que tengo un cáncer de mama no dejaría que me reconstruyeran la mama en el mismo acto quirúrgico. Esperaría a conocer las características histológicas del tumor, el grado de invasión del mismo, si en consecuencia me darán quimioterapia, radioterapia u hormonoterapia y, lo más importante: el pronóstico que tiene mi “problema”.

Aunque sabemos que es posible, nadie está preparado de antemano para que le digan que tiene un cáncer. Supongo que por unos días será como estar sumergida en un tornado.

Yo dejaría que mi organismo se recuperara de ese “tornado” y de la cirugía. Dejaría también que el oncólogo y mi cirujano general o ginecólogo me pudieran tratar sin ninguna limitación añadida cuando en los días posteriores lleguen los resultados de las características del tumor y el grado de extensión de la enfermedad. Y pasado todo eso, según como vea mi horizonte, me plantearía la reconstrucción.

¿Qué técnica? Las técnicas de reconstrucción han mejorado mucho en los últimos años al igual que el pronóstico del cáncer de mama en general. En cada caso según la cantidad y calidad de tejido que quede en la mama, pero también según la forma del cuerpo de cada paciente, se opta por una técnica u otra. Cualquier mujer cirujano-plástico con cáncer de mama meditaría sobre la técnica que quiere para ella misma, ¡conociéndolas todas y las ventajas y desventajas de cada una!… Es importante explicarle a las pacientes que no compensa estropear con una cicatriz una espalda si es bonita “sin michelines” para reconstruir una mama con piel, grasa y músculo de la espalda porque al fin y al cabo la mama nunca va a ser perfecta como la que tenía antes ni en forma ni en sensibilidad.

Pasará lo mismo con los colgajos tomados de pared abdominal y de región glútea pues aunque la mama quede blanda y con aspecto bastante natural, no tendrá sensibilidad no solo en el pezón y areola reconstruidos sino también en el colgajo transferido. Ahora bien si esa pared abdominal o esa región glútea o esa espalda se ven beneficiadas con una reducción de piel y panículo adiposo, puede ser una buena indicación aunque la mama nunca llegue a ser como la que tenía antes.

Actualmente la reconstrucción con grasa autóloga, gana adeptos día a día porque es menos traumática y no deja secuelas en las zonas donantes de la misma, todo lo contrario: puede mejorar otras zonas corporales si hay lipodistrofia localizada y con la liposucción mejora el contorno corporal. Pueden ser necesarias dos o más sesiones. 

Casos reales:

RECONSTRUCCIÓN MAMARIA:

RECONSTRUCCIÓN MAMARIA

RECONSTRUCCIÓN MAMARIA:

RECONSTRUCCIÓN MAMARIA 2



Resumiendo:

01Lo primero la salud porque sin ella de nada sirve “reconstruir” una mama que nunca va a ser perfecta. Y eso implica olvidarse de las prisas.

02Para evitar más estrés al organismo, indicar la técnica que aportando la mejor configuración del cuerpo en el sentido estético de la palabra sea lo más sencilla posible.

03Si hay una mama contralateral muy grande, puede ser el momento ideal para reducirla extirpando todo el tejido glandular que se pueda (dentro de la lógica para su configuración corporal) y reconstruir la mama amputada igualándola con ese nuevo volumen.

04Si solo se ha realizado tumorectomía, la mejor opción suele ser el relleno con grasa corporal aspirada de otras zonas del cuerpo (pueden hacer falta dos o tres sesiones).

05La cirugía indicada depende pues de varios factores y según la complejidad de la misma así serán el postoperatorio inmediato y el tiempo de recuperación para incorporarse a las  actividades cotidianas.

 

Dirección

C/ Montero Ríos 12, 3ºA
Santiago de Compostela
15706 A Coruña
Galicia

Teléfono

+ 0034 981 599 415

Fax

+ 0034 981 552 073

Mail

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.