Menu
A+ A A-

MAMOPLASTIA DE AUMENTO

Intervención quirúrgica cuya finalidad es aumentar el pecho.

 

Indicaciones:

  • Las pacientes que no tienen nada de pecho (amastia).
  • Las pacientes con poquito pecho (agenesia mamaria).
  • Las pacientes con pecho pequeño y que quieren aumentar el volumen para realzar la silueta.
  • Las pacientes que después de los embarazos sufren atrofia glandular, pero que previamente a la maternidad tenían el volumen deseado o casi el deseado.

Caso real:
  Aumento de Pecho

 

Las preguntas más frecuentes:

  • La ubicación de la cicatriz.
  • La longitud de la cicatriz.
  • La forma del surco intermamario.
  • La altura y la anchura del pecho.
  • La talla que le quedará.
  • El tipo de prótesis. ¿Prótesis o aumento con grasa autóloga?
  • Cuál es la mejor técnica.
  • La conservación de la sensibilidad.
  • La posibilidad de lactar.
  • Necesidad de recambio de la prótesis.
  • La posibilidad de encapsulamiento.
  • etc., etc.

 

Todas estas preguntas caben en una consulta y son respondidas de forma personalizada, a partir de una historia clínica en la que nos acercamos al conocimiento del estado de salud de la paciente (aunque aún faltan los estudios preoperatorios) y viendo su tórax con sus peculiaridades.


Lo que se pretende con una
mamoplastia de aumento:

Partimos de que nadie va a un quirófano como si fuera a una fiesta. ¿Qué le empuja a la mujer a aumentar el pecho? Está claro que fisiológicamente solo lo necesita para lactar , pero psicológicamente lo necesita para sentirse femenina y sentirse competitiva, sentir que la ropa le sienta bien, que va a la playa sin complejo, que no teme decepcionar a la hora de las relaciones sexuales.

A los 18 años puede ser necesaria la intervención del psicólogo y de los padres, pero si pasan los años y ese complejo sigue ahí, puede ser más saludable para su vida hacer una cirugía que intentar engañarse y luchar día a día con lo que ve en el espejo y contra la “cultura de la presencia”.

En la primera consulta se le explica a la paciente las posibles complicaciones, pero aclarando que la incidencia de las mismas varía mucho según por quien y dónde sea intervenida, aunque una variable depende de la reacción de cada organismo a ese implante y del buen o mal comportamiento de la paciente en el primer mes de post-operatorio. Y una aclaración que no por simple deja de ser importante es que las prótesis muy grandes en tórax pequeño multiplican la posibilidades de complicaciones (también le explicamos en la primera consulta a las pacientes por qué ocurre esto). Es importante mostrarle a la paciente fotos de un tórax similar al suyo tanto en lo que a la caja torácica se refiere como al volumen mamario que aporta, grado de flacidez, grado de ptosis, altura a la que están implantadas las mamas (normal, altas o bajas), separación entre las mismas (bien centradas, muy separadas o muy juntas) asimetrías torácicas y mamarias (que las hay con mucha frecuencia y es corriente que nunca reparasen en ello pero después de la intervención cualquier mínima asimetría es tenida en consideración…)

Es una  cirugía que produce un alto grado de satisfacción en el 99% de los casos pero en ese 1% que tiene que volver al quirófano porque algo no quedó perfecto, hay que analizar las causas y muchas veces están en el comportamiento arriesgado de las pacientes por incorporarse antes de tiempo a actividades que le estaban prohibidas, fumar, etc. 

Con todo esto, en una larga consulta, la paciente va considerando lo que espera conseguir, por lo que tiene que pasar y el esfuerzo que le va a suponer.

La intervención:

La intervención se realiza con anestesia general siempre que la prótesis se implante detrás del músculo pectoral o si se realiza el aumento de volumen con grasa autóloga. E incluso preferimos la anestesia general para ese pequeño porcentaje de casos en que el implante se realiza en plano retroglandular o retrofascial, si bien en estos casos se puede realizar con anestesia local y sedación.

La incisión para la introducción de las prótesis se hace por vía periareolar o por  surco submamario. Excepcionalmente por vía axilar. Cuando las areolas son muy pequeñas descartamos esta vía para evitar pérdida de sensibilidad. Siempre se le explica a la paciente las ventajas e inconvenientes de cada vía de abordaje.

La cicatriz cutánea es en el 95% de los casos prácticamente imperceptible.

Las prótesis que utilizamos son, en porcentaje similares, anatómicas o redondas pero siempre de la marca Mentor que tiene una garantía de por vida. Esto no quiere decir que sea imposible que se rompan pero sí excepcional cuando se las ha implantado adecuadamente, por lo que el fabricante, si se rompe, repone sin cargo, otra prótesis igual, sin limite de tiempo para esta garantía.

Las prótesis mamarias de silicona rellenas de gel de silicona  de la marca Mentor, han superado inspecciones al más alto nivel en los últimos años.

Algunas marcas no han superado esos controles y han sido eliminadas del mercado. Esto supone a la vez un margen de confianza para las que fueron validadas porque significa que han sido inspeccionadas a fondo.

Se han implantado prótesis mamarias de silicona desde 1963 pero antes ya se le habían dado a la silicona otros usos médicos. Actualmente las prótesis de envoltura de silicona con gel de silicona están muy perfeccionadas con respecto a las primeras. La silicona es un material de los más inertes, y es por ello por lo que encontramos tantos usos de la misma en la medicina (traumatología, neurocirugía, cardiología, oftalmología, etc.).

En los casos de aumento con grasa autóloga no queda cicatriz pero en raras ocasiones la piel queda algo más pigmentada, apareciendo la piel con un color menos uniforme.

El post-operatorio:

El dolor, con la analgesia pautada, se suele tolerar bien. A veces se quejan de dolor de espalda porque los primeros días deben dormir en decúbito supino y con la cabecera de la cama incorporada.

Generalmente al día siguiente de la intervención se produce el alta hospitalaria pero la paciente, en su casa, debe hacer reposo relativo, sin hacer movimientos amplios con los brazos. Al sexto día post-operatorio, se sustituye el vendaje por un sujetador especial que deben usar al menos durante el primer mes. La incorporación a su trabajo dependerá de las características del mismo. Igualmente para otras actividades. Si el aumento se realiza con grasa, la baja laboral suele ser algo más corta.

Se da información escrita pero ante cualquier duda debe llamar por teléfono.

 

 

Dirección

C/ Montero Ríos 12, 3ºA
Santiago de Compostela
15706 A Coruña
Galicia

Teléfono

+ 0034 981 599 415

Fax

+ 0034 981 552 073

Mail

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.