Menu
A+ A A-

CIRUGÍA NASAL: RINOPLASTIA

La rinoplastia es el acto quirúrgico en el que se remodela la nariz para conseguir una forma que esté más acorde con los cánones de belleza establecidos pero buscando de forma primordial armonizarla con el resto de la cara, ya sea en la punta, en el dorso, en los ángulos nasofrontal o nasolabial , así como su anchura en cualquiera de sus partes o el grosor de las alas nasales. Cuando está torcida o descentrada también buscamos lograr simetría. No pocas veces se corrige simultáneamente el mentón ya sea aumentándolo o reduciéndolo ( mentoplastía) para conseguir un perfil mas equilibrado o corregir una incompetencia labial. Y si el tabique nasal ( septum nasal) está desviado y provoca dificultad respiratoria por vía nasal, se corrige ( septoplastia) para mejorar la función ventilatoria.


La indicaciones:

Está indicada cuando su forma, tamaño o desviación supone un trauma psicológico que no se consiguió superar o bien por motivos funcionales, laborales o deportivos.

Esta cirugía no se debe realizar hasta que termina el desarrollo facial ( aproximadamente 17 años en mujeres y 19-20 años en hombres, salvo que exista una gran obstrucción de las vías nasales que impida una actividad física normal o cause sinusitis repetidamente.


Caso real:

Rinoplastia



 

La intervención quirúrgica

Cuando la rinoplastia se realiza a través de incisiones internas ( dentro de los orificios nasales) se denomina técnica cerrada. Suele ser esta técnica la más usada. La técnica abierta incluye una cicatriz mínima a nivel de la columela que con el paso de los meses es imperceptible.

Cuando hay que corregir la parte ósea o el tabique nasal, es indispensable la anestesia general. Si solamente tenemos que tratar las partes blandas y cartilaginosas como la punta y alas nasales, puede realizarse con anestesia local y sedación, o incluso solo con anestesia local , pero esto exige que el paciente sea una persona con un carácter muy tranquilo para no pasar un rato desagradable.

El tiempo que tiene que quedar en observación varía según la amplitud del tratamiento realizado así como del tipo de anestesia, oscilando desde 1 hora a 12 horas.

Es necesario el taponamiento en fosas nasales durante uno o dos días e incluso más días si la desviación de tabique nasal es importante. La férula o escayola ( indistintamente), deben llevarla 10 días. Al retirarla, la nariz aún está inflamada y puede que aun persista algo de equimosis en los párpados pero se puede disimular con maquillaje.

A los 15 días se pueden incorporar a su vida social sin estar llamativos, si bien cuando los cambios en la forma han sido evidentes, las personas de su entorno más observadoras, van a notar que ha habido “ un cambio”.

No se deben usar gafas durante uno o dos meses en los casos en que fue necesario fracturar los huesos propios de la nariz pero sí lentes de contacto. Durante los dos primeros meses deben evitar deportes colectivos en los que con facilidad se reciben traumatismos de forma involuntaria.

Puede ser necesario hacer algún retoque porque una asimetría incluso de un milímetro, a veces, es importante. El hinchazón y la cicatrización puede variar de unos casos a otros por lo que el resultado definitivo de la nariz casi nunca se observa hasta pasado un año ( o incluso dos años), si bien a los 3 meses, el aspecto sugiere con claridad la mejoría y los ángulos se van definiendo ya con bastante precisión.

 

Dirección

C/ Montero Ríos 12, 3ºA
Santiago de Compostela
15706 A Coruña
Galicia

Teléfono

+ 0034 981 599 415

Fax

+ 0034 981 552 073

Mail

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.