Menu
A+ A A-

AUMENTO DE PÓMULOS O MALARPLASTIA

El aumento de pómulos como su nombre indica consiste en dar volumen a nivel de los pómulos ya sea con prótesis de silicona sólida, con injertos de grasa o con osteotomías.


Indicaciones:

El escaso volumen a nivel de los pómulos da aspecto más plano a la mejilla y esto confiere una imagen más demacrada, de tristeza o enfado. Cierto que se puede disimular bastante con maquillaje.

Tres son los motivos mas frecuentes por los que se recurre a un aumento de volumen a nivel de los huesos malares :

01En edades jóvenes, es básicamente porque el hueso malar o todo el reborde orbitario inferior se ha desarrollado poco, llegando en los casos más exagerados a lo que llamamos “ ojo en precipicio”, apareciendo ojeras a edad temprana o “ falsas bolsas de párpados”.

02Cuando hay un pómulo escaso durante la juventud, con el paso de los años se evidencia más porque la mejilla se descuelga más fácilmente y marca unas ojeras más largas verticalmente, máxime cuando ha habido pérdida importante de peso o atrofia grasa.

03Con poco desarrollo máxilo-malar, si se forman bolsas de párpados, al haber poco reborde orbitario son más evidentes y la blefaroplastia en estos casos ha de ser más prudente en resección de piel para evitar que los tejidos al carecer del soporte de ese reborde orbitario, se desplacen en sentido descendente durante los primeros días de post-operatorio por el peso del edema. A veces compensa más el aumento malar porque ya oculta en gran medida las bolsas de párpados y proporciona a la vez el realce del pómulo.

La intervención:

El aumento de volumen a nivel de los pómulos, se realiza introduciendo una prótesis de silicona solida -pero bastante flexible- desde el interior de la boca, a través de una incisión de 12-15 mm. Hay varios modelos y tallas diferentes para cubrir los diferentes grados de planitud a nivel de los pómulos. También se puede realizar este relleno con un injerto de grasa. Otro método más traumático es realizando osteotomías para adelantar la región máxilo-malar.

Para los dos primeros métodos, se utiliza generalmente anestesia local en régimen ambulatorio. Si el paciente prefiere la sedación o anestesia general no está contraindicado pero deberá quedar en observación unas horas.

Las molestias se suelen tolerar bien con analgesia. La primera semana es obligado dormir “ boca arriba” ( decúbito supino).

Los primeros días hay más volumen que el deseado porque se suma el hinchazón o edema al volumen que hemos implantado. Entre dos y tres semanas el edema va disminuyendo y quedando limitado a la zona intervenida y, al no haber cicatrices externas ni moratones, se puede mantener una actividad social normal, evitando el sol y trabajos o deportes que obliguen a bajar mucho la cabeza de forma continuada.

Aunque cada una de las técnicas tiene sus ventajas y desventajas en cada caso concreto puede estar más indicada una que otra. En el caso de las prótesis hay que decir que si bien suelen ser muy bien toleradas por el organismo, como cualquier implante no están exentas de la posibilidad de desplazamiento o infección. Estarían contraindicadas en aquellas personas que duermen siempre, toda la noche en decúbito prono (“ boca abajo”) porque en algunos de estos casos producen molestias. 

 

Dirección

C/ Montero Ríos 12, 3ºA
Santiago de Compostela
15706 A Coruña
Galicia

Teléfono

+ 0034 981 599 415

Fax

+ 0034 981 552 073

Mail

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.